Cómo preparar tus archivos para imprimir

El 80% de los diseños mal impresos ocurren porque el diseñador no prepara el archivo para imprimir y al final terminamos echándole la culpa a la impresora. Para evitar este tipo de errores, antes que nada, debes de contactar a la imprenta con la que realizarás el trabajo. Ellos son los expertos y te dirán todas las especificaciones del archivo. 

Toma en cuenta los siguientes puntos antes de preparar tu archivo para imprimir:

  • Las imágenes siempre deben de tener una resolución de 300 ppi (pixels per inch) o más. Si tienes el raw file, es mejor utilizar ese. 
  • Al momento de crear el archivo, asegúrate que esté en formato CMYK. 
  • Utiliza Adobe Illustrator o InDesign para diseñar, no utilices Photoshop. Solo utiliza Photoshop para editar imágenes.
  • Utiliza Pantones, evita los colores sólidos que Illustrator te proporciona. (https://www.pantone.com/color-finder)
  • Evita utilizar gradientes sin una trama de semitonos. 
  • Evita el texto fino (hairline o light) en fondos sólidos oscuros.
  • El texto negro debe ser estar en escala de grises o Negro puro (C50,M40,Y40,K100)
  • El margen debe estar ⅛ de pulgada desde la línea de corte.
  • Los logos deben estar siempre en vectores.
  • No utilices colores magentas, son los colores que más rápido se degradan.
  • Todo debe estar en vectores en caso de que se llegue a agrandar el diseño. 

Ahora, ¿qué es lo que debes de hacer cuando ya tienes listo tu diseño y quieres prepararlo para su impresión? 

Cuando quieras empezar un diseño, siempre utiliza el formato raw de la imagen y ábrelo directamente en Photoshop, esto hará que no se pierda la calidad. Guárdalo como un .psd editable y utiliza ese archivo directamente en Illustrator. Si ves necesario cambiar el tamaño de la imagen para que se adapte mejor al diseño, en la pestaña de “Image” selecciona la opción “Image Size”, ahí puedes modificar el tamaño. Recuerda que la resolución siempre debe estar en 300 ppi. Realiza varias pruebas para que veas como se ve y si es necesario hacer algún tipo de cambio. Y para que tu fotografía esté lista, cambia su perfil de RGB a CMYK. En la pestaña “Edit” da click en “Convert to Profile” y dentro de las opciones de perfil utiliza la que dice “Working CMYK – U.S Web Coated (SWOP) v2”. 

Inicia un documento en Illustrator, cambia los ajustes de la siguiente manera:

  1. El tamaño del artboard debe estar en un 10% de la medida original, el programa te limita hasta cierta medida por el tamaño del canvas. Al momento de contactar a la imprenta, pregunta por la medida en la que debe estar el diseño para que la impresora lo pueda agrandar sin sufrir cambios.
  2. El bleed de tu documento debe tener como un mínimo de 0.25 cm. Funciona de manera que cuando la máquina corte la hoja al tamaño deseado, no corte nada de tu diseño y salga exactamente como quieres.
  3. La resolución tiene que estar en 300 dpi (high quality) y en colores CMYK. 
  4. Al finalizar el diseño, selecciona la opción de guardar archivo como PDF. En el preset selecciona la opción de “High Quality Print” y en Standard selecciona la opción “PDF/x-1a:2003”. 

Para asegurarte que el archivo esté realmente listo para su impresión, utiliza la aplicación de Adobe Acrobat DC, abre tu documento y en la pestaña de “Tools” selecciona la opción que dice “Print Production”, al abrirlo te aparecerán una serie de opciones de lado derecho. Selecciona la opción que diga “Output Preview” y aparecerá una caja con opciones con las que podrás modificar y herramientas para revisar los CMYKs, deselecciona la opción de “Simulate Overprinting”. Cierra la ventana y selecciona la opción que dice “Preflight”. Asegúrate que la opción “Essentials” esté seleccionada. Dentro de las opciones de “Digital Printing and online publishing” selecciona “Digital printing (color)” y da click en “Analyze”. Si tu documento está correcto, el Preflight debe salir sin ningún error. 

Una vez que hayas hecho toda esta revisión, tu documento estará listo para imprimir. Esperamos que esta guía